jueves, septiembre 01, 2011

Viendo "Milena tu amiga"

María Tenorio

En los últimos meses, la televisión salvadoreña ha lanzado nuevas producciones en horarios dedicados, primordialmente, a mujeres. Uno de esos programas ha llamado, de manera particular, mi atención. “Milena tu amiga”, del canal 12, se diferencia de otras producciones de su misma franja horaria --después de almuerzo-- en que debate temas de interés social. Si bien no estoy de acuerdo con algunos aspectos de la conducción, la estética y el enfoque de investigación, sigo el programa porque ofrece un mosaico de la sociedad salvadoreña actual con sus fortalezas y sus miserias.

No soy aficionada a la televisión y entre las pocas cosas que veo no se cuentan, por cierto, las entrevistas de la mañana o de la noche, tampoco los programas matutinos de variedades. Pero este talk show me ha capturado más de una vez; lo encuentro más representativo de los salvadoreños que los otros programas mencionados. En el país no todos estamos interesados en política y economía, como nos proponen las entrevistas “serias”; tampoco a todas nos atraen los “temas de mujeres”, es decir, cómo mantenernos en forma sin dejar que la vejez nos ataque de lleno.

El talk show se ha trazado como meta la discusión de tabúes o de temáticas que normalmente no son llevadas a la televisión nacional, aunque sí se habla sobre ellas en la radio o en otros medios de comunicación. En “Milena tu amiga” se han abordado asuntos como el alcoholismo, la separación de familias por la migración, la violación sexual, los tatuajes, los anticonceptivos, el esoterismo, la libertad de credo, la reinserción al salir de la cárcel, el exorcismo.

Los invitados son claves en “Milena tu amiga”. Resulta interesante ver ahí gente cuya voz no solemos escuchar en la televisión. Eso nos permite asomarnos a la enorme diversidad de esta sociedad salvadoreña. Destaco, por ejemplo, un programa dedicado al travestismo donde una mujer transexual y un travesti explicaban, de primera mano, qué significaban sus opciones sexuales, corrigiendo incluso a un siquiatra llevado al set para opinar sobre el tema.


Ahora bien, el programa enfatiza algunos elementos que, a mi juicio, transmiten mensajes equívocos. Uno de ellos es el constante comentario religioso. Esto es claro tanto en las intervenciones de la conductora Milena Mayorga y la periodista Raquel Fuentes así como en el recurso constante a invitar a representantes de iglesias para que den explicaciones autorizadas de los temas. Si bien la salvadoreña es una sociedad eminentemente cristiana, también es verdad que somos un Estado laico. Un espacio de discusión como este ganaría con mayor apertura, empleando la racionalidad y no la fe como horizonte del debate.

Otro elemento que valdría la pena examinar es la estética general del programa, valga decir, la apariencia del set y de las presentadoras que, a mi juicio, incluso son contradictorios entre sí. Digo esto porque los tonos rosa y celeste del mobiliario y la decoración no concuerdan con el arreglo “de fiesta” de las anfitrionas. Ellas suelen ir vestidas “de noche”, mientras que el set es, más bien, casual. El vestuario, maquillaje y peinado de Milena y Raquel tampoco es adecuado para la hora en que se trasmite el programa, y marca enorme distancia con el atuendo de los invitados, que llegan con ropa de trabajo.

Un tercer aspecto que se puede mejorar es la investigación de los temas. Si bien este no es un programa de académicos ni de “analistas” --y esa es una de sus gracias-- convendría que la conducción estuviese mejor informada sobre el contexto nacional de las temáticas, así como que los reportajes de apertura fueran más allá de una exploración de internet con imágenes que, muchas veces, no se relacionan con nuestra realidad.

En suma, “Milena tu amiga” merece pulirse por su aporte a la cultura de debate en esta sociedad que tiende a resolver dificultades de forma violenta. Mi esperanza, como televidente, es que perfeccione su diferencia.

Foto tomada del perfil de Facebook de "Milena tu amiga. Programa de televisión"

6 comentarios:

  1. Excelente enfoque amiga escritora :)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:16 p. m.

    me encanta tu enfoque ya que no es criticar por criticar y creo que es lo mismo que yo pensaba pero no podía explicarlo. nada mejor que lo que tú escribiste. felicidades!!! y exitos!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:28 p. m.

    Muy buenas observaciones, ya alguien dijo algo parecido, pero parece que en este programa no les gusta la sana critica. ¡LAS FLORES POR FAVOR CAMBIENLAS!...Las dos van de GALA, y deben de ir apropiada a la hora de la transmicion. Les falta mucho. Milena modula tu voz a veces se cansa uno de escucharte...NO MAS PASTORES. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:32 a. m.

    maria, maria, ¡Que pleito con Dios! Si, querer ignorarlo es un forma de peliar y adpotar la identidad academica, intelectualoide secualr oenegseista feminsita tambien es un forma de peliar con Dios. Y todo por culpa de unas maitras mojigatas catolicoides.
    Tu lo has dicho el estado es laico, las institcuiones los procedimientos, las resoluciones, los acuerdos , los tramites, los formularios. Pero la mara, los cheros, la vida en el salvador es cristiana, la mayoria de la gente gente cree que Dios es un elemento importante de las cosas de la vida como la sexualidad, la amistad, la cultura y el arte y quieren oir al comentar estas cosas cotidianas la perspectiva relgiosa, entre otras, sin caer en un programa estrictamente religisos como los de los canales 25 o 17. A la mayoria esto no les incomoda, salvo los resentidos con Dios.
    Con lo del peinado el vestuario el set y la preparacion de los temas que mencionas, asi como con los elogios inicales, y la exitativa a pulirse en general, estoy muy de acuerdo. Bien chivo este post, te felicito.

    ResponderEliminar
  5. Eduardo1:28 p. m.

    Buenas observaciones, creo que la mayoría muy acertadas. El programa, sin duda, debe pulir algunas arístas que todo inicio de serie tiene. Sinembargo no debemos olvidar que la producción televisiva está creada por grupos que trabajan bajo el patrón preconcebido. El programa también por ser pre-grabado debe pasar por el filtro de post-producción y edición.
    Ls mismas presentadoras están siendo dirigidas desde la cabina y esto dificulta a veces una creatividad espontánea. La responsabilidad total recae en el productor del programa.
    Yo alabo el esfuerzo del grupo, pues es el grupo el que realiza lo que vemos en pantalla. Es un programa mucho mejor que la mayoría de lo que vemos producido en nuestro país y eso ya es bastante. Estoy de acuerdo en balancear el grupo de invitados y evitar la excesiva y evidente posición radical que se ha observado en uno que otro programa. No interrumpan a los invitados en sus intervenciones,cuiden la dicción, y sean claros en el mensaje al final del programa. Felicitaciones al canal 12 por atreverse con algo diferente. Felicitaciones a este Blog que tambien enfrenta la crítica con valentía.

    ResponderEliminar
  6. Guardabarrancos9:10 a. m.

    Después de más de un año de iniciado el programa, siento que las sugerencias no han sido atendidas.
    La presentadora sigue apareciendo "como arbolito de navidad", gesticulando exageradamente (manos, cabeza y hasta inclinaciones del cuerpo que no van), miradas de pronto perdidas o a las cámaras en momentos no indicados, les quita la palabra a los invitados para exponer sus opiniones, por cierto no muy atinadas.
    También siento que le falta conocimiento del lenguaje.
    Y sigue llevando pastores. A veces parece un programa religioso.
    En fin, que no ha mejorado.
    Deberían asesorarla más pues no me parece que tiene dotes de presentadora.

    ResponderEliminar