martes, mayo 13, 2008

¿Por qué borran los grafitis?

Miguel Huezo Mixco

El Ministerio de Obras Públicas ha borrado con pintura blanca los grafitis realizados por diversos colectivos de jóvenes en los túneles del bulevar Constitución. El ornato, el buen gusto y la tan arraigada como equivocada idea de que esos inquietantes y coloridos murales exaltan la violencia de las “maras”, fueron las excusas de las autoridades para ejecutar esa operación de intolerancia.

Siempre fue peligroso ser joven en El Salvador. Ahora también debe serlo, en una sociedad donde ocho de cada diez homicidios tienen como víctimas a jóvenes, y los promedios de desempleo y subempleo entre los jóvenes son más altos que la tasa nacional. Los jóvenes son, asimismo, los principales protagonistas del indetenible flujo migratorio hacia Estados Unidos, y el principal grupo objetivo para el consumo de ropa, condones, música, películas, cigarrillos, equipamiento electrónico, etc., para no hablar de drogas y alcohol. Son la principal víctima de la gran explosión de desigualdad.

Por todo ello, los jóvenes, especialmente los de hogares urbanos pobres, están expresando mejor que nadie las claves de las mutaciones culturales que experimenta la sociedad salvadoreña. Como el vestuario, los tatuajes y las preferencias musicales, los grafitis se han convertido en marcas de identidad y de expresión de su descontento.

Desde hace algunos años, los artistas salvadoreños del aerosol vienen colocando sus marcas en todas partes. Sus firmas (“tags”) se han convertido en un sarampión extendido por toda la ciudad; se miran en las carreteras, monumentos, aceras y rótulos publicitarios. Las “placas”, los dibujos más elaborados, se producen casi en secreto y a deshoras para eludir la represión policial. Entre los integrantes de esos colectivos de artistas se encuentran estudiantes, trabajadores informales y migrantes retornados quienes suelen ser aficionados al hip-hop y profesan el cristianismo, como lo prueba la lectura de los lemas que escriben en sus diseños. Es un grave error, aparte de una prueba de ignorancia, asegurar que sus diseños son los símbolos malignos de las “maras”.

Las “placas” del bulevar Constitución eran excepcionales porque fueron realizadas en pleno día, como parte de un programa de la municipalidad capitalina. Desde las primeras horas del domingo 11 de noviembre de 2007, diversos grupos se dieron a la tarea de colorear casi medio centenar de diseños que tenían como temas la cultura, el deporte y el medio ambiente. Tras la acción del MOP, todavía pueden verse otros murales en la Escuela de Ciegos, en el barrio San Miguelito, y en la avenida Jerusalén, entre otros lugares. Son parte de la cultura juvenil salvadoreña y de una corriente social y estética global. Son más que pintura, y no se les podrá reprimir echándoles pintura.

Los guardianes del ornato, esos mismos que no dudan en tolerar la repulsiva pinta y pega de los partidos políticos; los mismos que nos obligan a mirar en grandes vallas sus sonrisas fingidas --verdaderas cumbres del mal gusto pagadas con nuestros impuestos--, se han anotado una triste victoria. Pero es muy probable que estos “urbanistas” solo hayan preparado los nuevos canvas donde nuestros artistas del aerosol volverán a disputar su derecho a hacer escuchar su propia interpretación del folklore, los símbolos patrios y de todo aquello que los agobia.

(Cuando en los próximos días se realice la XVIII Conferencia Iberoamericana de ministros de Educación, aparte de los usuales ensalmos sobre los derechos de la juventud, talvez pueda abrirse una pequeña grieta por donde se escuche la voz no oficial de los jóvenes de nuestros días, incluidos los artistas del grafiti.)

(Publicado en La Prensa Gráfica, 15 de mayo, 2008)

Vínculo recomendado:
Arte callejero (clic aquí)

12 comentarios:

  1. Además de ignorancia don Miguel, es una forma de represión ante esas situaciones que bien describe usted. Acuérdese que fue una iniciativa de la alcaldía de San Salvador y no creo que el MOP las haya borrado ignorando quién y por qué se hicieron esas obras de arte. No me extrañaría que las autoridades del MOP hayan mandado a borrar esos grafitis con alevosía, premeditación y ventaja para complacer a cierto sector en la sociedad y de ese modo hacerle creer al ciudadano capitalino que el gobierno central "sí hacen lo que deben hacer". A mi juicio no creo que deban ser así las cosas, en ninguna parte se queda bien con nadie, a unos les gustó a otros no... y el problema es que juzgamos sin conocer las causas y aunque las conocieramos... ¿qué nos da derecho de juzgar las acciones de los demás? Sobretodo porque vivimos en sociedad más que prejuiciada por todo y por nada.
    ¿Y qué hacer entonces? Pienso que la mejor manera es apoyar y moderar entre los involucrados el tono de todas aquellas iniciativas de expresión que involucren a nuestra sociedad (medio ambiente, seguridad social, economía, política(?), etc.).
    Asumir violencia y degradación en el ambiente de parte del MOP ante los grafitis solo mostró incapacidad e intolerancia ante iniciativas impulsadas por personas que piensan diferente a ellos.
    Como sociedad debemos estar concientes que las diferencias son las que nos pueden unir, siempre y cuando tengamos los pies en la tierra y juzguemos los hechos y no las personas.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:57 p. m.

    Miguel:

    Estoy de acuerdo que se debió dejar esos grafittis como estaban.

    Recuerdo cuando los ví por primera vez, me impresionó gratamente la creatividad y la calidad estética de estos murales hechos por cipotes y me gustó que hubieran tomado por asalto un túnel tan desagradable, para volverlo tan alegre, destrabado y rebelde.

    Les comentaba a mis sobrinos sobre estos murales y mi sobrina me comentó que uno de sus amigos había pintado algunos de ellos. Es un muchacho que no llega a los 18 años...

    ¡Tan pocos espacios de expresión que tienen nuestros muchachos!

    Es como si hubieran arrancado todas las plantas de un colorido jardín.

    ¡Que pena que tengamos tan poca tolerancia!

    Rurbina

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:20 p. m.

    Hola!!!
    me parecio muy interesante su articulo en especial por que me dio a conocer quienes habian borrado esos murales yo creia en un principio que era la alcaldia pero al darme cuenta que fueron ellos no puedo creerlo que barbaros.

    Eso fue todo un proceso hubo seleccion de bocetos y vinieron hasta de guatemala a pintar y fue un gran evento y es una tristesa ya no verlos en especial para aquellos que como yo pintamos en ese lugar ese dia, unos amigos y yo jicimos 2 murales y gastamos mucha pintura para ver que ahora fueron borrados y no solo esos tambien los que hicimos en el Albert Camus y en la colonia LA Gloria en total fueron 5 los murales uqe me van borando y no solo a mi sino que tambien a muchos de mis camaradas.

    Le felicito por su aticulo!!!


    Atte.


    •SERIE•

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:38 a. m.

    buenísimo!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:56 a. m.

    Fué después de un comentario de un presentador de televisión local de poca monta, cuando quitaron los murales.

    La orden debió venir de otro tipo de poca monta, de los que no entienden de arte urbano.

    Yo vi en esas pinturas mucha creatividad y no había nada relacionado a las maras.

    Lo chistoso es que los jovenes no se van a callar. Hay suficiente espacio para colorear un poco nuestros días de rueda loca.

    saludos.

    Jocoteblue@yahoo.com

    ResponderEliminar
  6. En los blogs de fotografia en los que publico material, documente los grafitis del Boulevard Constitucion, adjunto a mi comentario el link donde se encuentran las fotos. Si la Alcaldia dio permiso para que hubiera un modo de que los artistas se expresaran, entonces porque ahora los borran con pintura blanca?, me parece que hay una doble moral de parte de la Alcaldia. Por otra parte, a mi modo de ver, estas expresiones le dan otro toque mas artistico a la ciudad, prefiero ver un buen grafiti a una calle tapizada de rotulos a cual mas grande.

    http://losojosdeelsalvador.blogspot.com/2007/11/graffiti.html

    ResponderEliminar
  7. http://www.elmundo.es/elmundo/2008/04/05/cultura/1207383561.html

    En la Tate modern de Londres el grafiti es un invitado mas.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:42 p. m.

    mucha técnica, sí, en los grafitis esos. pero la mayoría que vi tenían un fondo cristiano. un grafiti evangelizado. sólo lo apunto porque me parece que contrasta un poco con los orígenes del grafiti. ahora que, para el caso, como vehículo de expresión, quizás tenga tanto valor un grafiti cristiano como uno de maras.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10:50 a. m.

    que los grafitis sean evangélicos no le quitan su validez. no hay arte puro. ese grafiti es expresión de la cultura de los jóvenes guanacos... una mezcla de cristianismo y folklore

    (Se puede, Fla!)

    ResponderEliminar
  10. Me hice la misma pregunta cuando vi el parche blanco. Sobre todo porque había permiso para grafitear.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo10:47 p. m.

    bueno, no sé si les reste validez lo evangélico, pero su expresión será sesgada y constreñida por esos filtros, ¿no?
    lo que me sorprende es la domesticación del asunto
    :)

    ResponderEliminar
  12. Anónimo8:57 a. m.

    A rais de este problema hare mi tesis ... Porq no apoyar este arte...

    ResponderEliminar