miércoles, julio 22, 2009

Un bloguero excepcional

María Tenorio

Las elecciones de enero y marzo lo hicieron interesarse en la política; y el supuesto suicidio del arenero Adolfo Tórrez el pasado abril lo impulsó a montar un blog para expresar sus opiniones en público. Tiene doce años, se llama Héctor Silva Hernández y tiene tres meses de haberse convertido en el bloguero más joven de El Salvador, que escribe sobre política.

No, no es ese el tono con que quiero escribir. Quiero contarles cuál ha sido mi recepción del sitio web de Héctor Raúl –así lo conozco yo, aunque ese no sea su nombre público-- que visité por primera vez hace apenas unos días.

Mi primera reacción, lo confieso, fue no solo de sorpresa sino de cierta irritación. ¡¿Qué hace un niño hablando de política?! No me parece un comportamiento adecuado, acorde a su edad, bla bla bla. Debería estar jugando Nintendo. Estar pateando una pelota con otros niños en su cuadra. O leyendo a Harry Potter. Pero, ¿hablando de Mel Zelaya o de la acefalía de la Corte Suprema de Justicia?

Este niño estaba penetrando en territorio adulto, con precocidad amenazante, ejerciendo saberes y capacidades que otros tardamos en adquirir. Me dije. Héctor Raúl, como cualquier ciudadano con acceso a una computadora conectada al Internet, había abierto un blog gratuito y colgado sus notas. Lo que hace Neto Rivas, el blogstarr político. Lo que hacen Elena Salamanca y Élmer Menjívar, mis amigos “post-etas”. Lo que hacemos Miguel y yo con este Talpajocote. Escribir sus cosas y pedirles a otros que las lean. Y eso qué tiene de malo.

Entonces, con cierta humildad, entré en la segunda fase, la de admiración. Se me ocurrió que sería buena idea entrevistar a Héctor Raúl, que me contara de primera mano sobre su experiencia como bloguero. El viernes 17 de julio nos reunimos a platicar y me contó que le apasiona la política, que concibe su blog como un espacio de opinión, no de información y que decidió abrirlo porque ni los analistas políticos ni los diputados expresan lo que opinan los jóvenes.

Me contó que luego de ver el blog de Élmer, El inútil de la familia, e impulsado por el deseo de comentar sobre el deceso de Tórrez, abrió una cuenta en Blogger y colgó su primera nota en el blog que identifica con sus iniciales, H. S. Desde entonces ha venido publicando "columnas" semanalmente o, si los sucesos lo ameritan, con mayor frecuencia.

Me contó que no le gusta leer los periódicos (de papel) porque la información que contienen, para él, ya está desfasada. A él le gusta saber lo que ocurre en el momento mismo, por eso pasa pendiente de los sitios web de los periódicos, que se actualizan varias veces durante la jornada. Al haber crecido en una familia de periodistas y políticos, dice que tiene amigos en ambos gremios. Con ellos comenta sobre las noticias para formarse su propia opinión.

Me contó que arma su blog él solo. Le da a leer sus notas antes a un amigo de su edad, Erick Romero, también aficionado a la política. Además tiene a cuatro colaboradores periodistas (adultos). En cuanto a sus lectores, dice que se ha llevado sorpresas. Recibió una felicitación del ex ministro de Turismo, Rubén Rochi, por un texto que escribió sobre los logros del gobierno arenero. Lo leen sus compañeros del colegio. Recibe correos de periodistas. Miguel se convirtió en su seguidor.

Me contó que usa las redes sociales Facebook, Twitter y Messenger para avisar cada vez que actualiza el blog. Además ha activado el servicio de Google Analytics para chequear el tráfico del sitio. Dice que también ha recurrido, varias veces, al envió de correos electrónicos para presentar su blog. Uno de esos fue el que terminó llegándome a mí. Al final de nuestra entrevista, y antes de la sesión de fotografía, me preguntó si en mi nota pondría el enlace a su blog. Aquí se los dejo para que exploren el sitio y conozcan a este bloguero de excepción.


http://www.hsilvaa.blogspot.com/

1 comentario:

  1. Anónimo8:01 p. m.

    Disculpe mi franqueza, pero, por lo visto, el blog del nietísimo que tanto adula resultó ser un capricho pasajero de adolescente que dejó a usted y a su intuición a la altura del barro.

    ResponderEliminar