miércoles, junio 20, 2012

Revistas electrónicas

Miguel Huezo Mixco

El fin de la publicación en papel de la respetada Enciclopedia Británica, hace solo tres meses, fue la mejor manera de anunciar la llegada de una nueva era en las publicaciones. Jorge Cauz, presidente de la compañía, en una entrevista para The New York Times, advirtió: “Esto pondrá tristes y nostálgicos a algunos, pero ahora tenemos una herramienta mejor”. Cauz hablaba de Internet.

La Británica se publica ahora en la red. Esto no solo abarata sus costos de producción (la versión impresa costaba unos US$ 1,400 dólares; por la versión en línea se pagan US$ 70 dólares anuales) sino que también permite actualizarla constantemente. Algo está pasando cuando una venerable publicación con más de 240 años de existencia decide ponerle fin a una tradición hermosa pero inútil.

El tema viene al caso en El Salvador. La revista “Cultura” tiene medio siglo de existencia. En los últimos años se ha vuelto irrelevante en la vida cultural del país. Apenas se vende. No está en librerías. Las personas con el poder de decidir sobre su futuro tienen en sus manos una extraordinaria oportunidad. Una transformación de este tipo no debiera verse con aprensión. El paso del formato impreso al electrónico requeriría concebir y desarrollar un nuevo producto adaptado a las características propias de las publicaciones en línea. Esto debiera ser visto como la continuidad de la publicación impresa. Estoy seguro que una iniciativa como ésta contaría con el apoyo y la atención de numerosos lectores y colaboradores por todo el mundo.

Las ventajas de hacerlo son muchas. Una revista en línea se produce de manera más rápida, fácil y barata. Una buena base de contactos facilita su distribución de manera instantánea. La web ofrece oportunidades para equipos editoriales con recursos limitados, dispuestos a trabajar en red. En mi columna anterior hablaba de las transformaciones experimentadas por los libros. Veamos algunos ejemplos de revistas.

Uno de los fenómenos más atractivos es Orsai, una revista literaria trimestral libre de publicidad que ha impulsado un método de distribución “basado en el boca a boca e Internet”. Publica creación literaria, entrevistas, cómics y fotografías. Se imprime en tiradas limitadas, pero su fuerte es la versión para Internet, que es leída por millares de personas. Hernán Casciari, su director, sostiene un credo muy simple: hacer un medio de comunicación humano y honesto, que dé ganas de leerlo.

La revista digital FronteraD, publicada en España bajo la dirección del periodista Alfonso Armada, tiene entre sus axiomas: “El respeto a la inteligencia del lector y el estímulo de su curiosidad”. Un grupo de artistas visuales subastaron obras y donaron el dinero para ayudar a la fundación de la revista. La crónica periodística es su plato fuerte, pero también ofrece ensayos sobre ciencia además de una cuidada sección de poesía.

El escritor Sergio Ramírez dirige la revista Carátula, un sitio de referencia sobre literatura centroamericana. Se publica mensualmente en Managua. Carátula es un ejemplo de lo que puede hacerse con recursos básicos, toda vez se tenga una línea editorial muy clara y se cuente con una red de colaboradores. La revista en línea publica narrativa, poesía, cine, entrevistas. Con ocasión de los 50 años de vida literaria de su director ha convocado al Certamen de Cuento Breve 2012.

Las tres publicaciones citadas han hecho una apuesta clara por Internet. Sus editores han sabido encontrarse y fortalecer redes de escritores, periodistas, artistas y, sobre todo, lectores, creando propuestas originales e innovadoras. Como dijo Jorge Cauz, “ahora tenemos una herramienta mejor”. Solo se necesita un poco de coraje para desapegarse de lo inútil.

Ilustración: Duro como piedra, por Ann Pajuväli

Publicado en La Prensa Gráfica, 21 de junio de 2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada