jueves, junio 23, 2011

Ser salvadoreño ¿es un estigma?


María Tenorio

En medio de todos nuestros desacuerdos nacionales, quizás en un punto podamos estar de acuerdo: ser salvadoreño es una condición un tanto ingrata. Digo “quizás” porque algunos dirán que, violencias y corrupciones aparte, se sienten orgullosos de esta nacionalidad. Para demostrarlo esgrimirán símbolos de identificación tales como las pupusas, el queso duroblandito, la Pílsener, la Selecta. A usted se le ocurrirán otros más de similar calibre, es decir, de carácter provinciano, aldeano o, como decía mi querido profesor Paco Escobar, municipal.

Horacio Castellanos Moya, autor de  El asco, habló sobre el tema que titula este texto el miércoles 21 de junio en la noche, junto a Amparo Marroquín y Miguel Huezo Mixco, en el Centro Cultural de España en San Salvador. Quiero recoger aquí una de sus participaciones que explica, en buena medida, esa carencia de símbolos de identidad que nos hacen, ante otras naciones, sentirnos chiquitos, estigmatizados o, como prefiero decir, acomplejados: las élites fundadoras y formadoras de este país han visto con desprecio, precisamente, al país (a su gente y a sus recursos, añado). Es decir, no se han ocupado de generar productos de valor con los que cualquier ciudadano de a pie se pueda identificar. Entonces, al salir de este país o al conversar con extranjeros, uno se siente sin credenciales para presentarse.

En esa lógica, no es extraño escuchar comentarios de “eso no parece de aquí” ante algún producto de buena calidad. “Ese café es tan bueno que no parece de aquí”, “esas pinturas tan bien hechas no parecen salvadoreñas”, “en ese parque te sentís como si no estuvieras en El Salvador”. Un par de estudiantes de mi clase de redacción, luego de visitar por primera vez el Museo de Arte de El Salvador (MARTE), dijeron que ese lugar tan lleno de arte no parecía estar en San Salvador.

Ante esa carencia simbólica que nos coloca en desventaja respecto de otras nacionalidades, se apela al ámbito metafísico para lograr la identificación: los salvadoreños somos trabajadores. En palabras de Castellanos Moya, nos caracteriza el “ADN de la sobrevivencia, el gene guanaco” de salir adelante incluso en las condiciones más adversas. A esto se refirió Ignacio Martín-Baró, uno de los jesuitas asesinados en 1989, al investigar la identidad salvadoreña en la década de los ochenta; para él, la representación dominante del salvadoreño trabajador ocultaba relaciones sociales y laborales muy injustas. Dicho de otra forma, esa representación es la contracara de la explotación que han padecido y padecen millones de compatriotas dentro y fuera del territorio nacional.

Expresión de esa carencia simbólica es la tan extendida noción de que es necesario “rescatar” nuestra cultura, limitada esta a las producciones y tradiciones ancestrales y no tan ancestrales. En este caso, la mirada se vuelca al pasado en busca de lo que no se halla en el presente: símbolos de identidad que nos hagan sentir únicos, orgullosos y dignos. Identificarnos con lo indígena o sentir que eso concentra la “esencia” de la salvadoreñidad es una construcción simbólica que debemos a los intelectuales de hace un siglo, es decir, es una ficción que nos hemos creído.

Pero eso no es malo, todo lo contrario; necesitamos ficciones que creernos, así como productos visibles, con los que identificarnos para superar nuestro sentido de pequeñez, para dejar sin valor la frase de Castellanos Moya: “mis personajes tendrán siempre la misma enfermedad... serán salvadoreños”.

(ContraCultura)

17 comentarios:

  1. Francisco Metzi7:49 a. m.

    Quizás el problema es considerar que pequeño sea un defecto... Por ejemplo y en otra dimensión, cuando en el monte había que pasar por el charral hijo-puta pues los pequeños y chaparros pasaban relativamente tranquilos pero nosotros, los grandes, nos quedaban con bejucos atravesando y arrañando el cuello.

    Mejor sería ver el pequeño no como inferior a nada sino como complemento de lo supuestamente grande. Pero ahí están años de historia y complejo de inferioridad basado en la incultura, en el abuso y en el desprecio de la pequeñez. Horacio no se equivoca, desgraciadamente.

    ResponderEliminar
  2. Carlos Gregorio López12:41 p. m.

    Más que una identidad subvalorada, los salvadoreños tenemos una identidad compleja, cuando no contradictoria. Es claro que mucho se lo debemos a las históricas relaciones de explotación, marginación y autoritarismo con que hemos vivido. Pero a lo mejor, nos ha faltado más sensibilidad y sobre todo intelectuales que construyan propuestas diferentes. Hemos tenido pocos y los conocemos muy poco.

    ResponderEliminar
  3. Otro Carlos6:30 p. m.

    Yo siempre me he preguntado qué es ser salvadoreño. Cuando lo pienso solo sobresalen las cuestiones negativas (impuntuales, sucios, dejan todo a última hora) o que a mí me parecen poco convincentes, como el carácter trabajador e incansable, por ejemplo.

    Yo, que estoy en mis veintes, mis compañeros y amigos a veces me ven como el antipatriota porque no me pongo la camiseta de la Selecta, porque no utilizo algunas palabras típicamente salvadoreñas o porque no me exalto cuando hablan de la belleza de las playas y montañas de El Salvador. ¿Y por qué soy la antítesis de todo eso? Porque todos esos símbolos son la mayor de las veces decepcionantes (léase la selección de fútbol) o banales. ¿Cómo una playa me hará sentir orgulloso de ser salvadoreño?

    A veces creo que el Estado, a través de las escuelas a las que fui, fracasó al no poder convencerme de que debo sentirme orgulloso de ser salvadoreño. Esta deberá ser otro factor a tomar en cuenta al estudiar la "identidad subvalorada"

    ResponderEliminar
  4. Guarnieri3:43 p. m.

    ¡Qué bonito éste escrito, María!. Sus 'breviarios' mueven mis entrañas más que los de Miguel, y eso me gusta. Pero entrando en tema, vaya que se ha vuelto una muletilla el afirmar que los malquerientes del país han sido las élites fundadoras. Reduccionismos de este tipo son ya un complejo.

    Cada vez que vengo no olvido traer conmigo dos textos: El Nacimiento de la Tragedia..., de Nietzsche, y la Segunda carta de relación, de Hernán Cortés. Entre ambos conformó la mentira con que trato de explicarme cómo se metió E.S. en este agujero y cómo puede salir de él. Son mi antidepresivo.

    La carta de Cortés es un texto político que se me antoja emparentado en repetición de características con los tres documentos clandestinos de los que habla Miguel. Los contrastes (algunos diran contradicciones) y sus explicaciones, presentes ya en la segunda de Cortés reaparecen con sus obvias, grotescas y magníficas diferencias en estas publicaciones ideológicas de los años 70 del siglo pasado. ¿Qué ocurrió antes y después de que aquella carta y aquellas publicaciones se escribieran? Pues salvando los hechos históricos precisos, lo cierto es que cosas muy similares. Nuestra poca memoria es un lastre que ya lleva siglos.

    Macheteando una frase de Octavio Paz, me animo a pensar que a los salvadoreños alguna vez 'les consumirá la sed de grandeza, el hambre de vida.'

    Haber quién será el Vasco de Quiroga que creerá en las ideas de la 'Prensa clandestina'. Ojalá y sea un Vasco nietzscheano.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:59 p. m.

    ¿Y usted con qué se siente identificada?

    Felipe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo12:43 p. m.

      No creo que la cultura de el país tenga nada que, con la manera que tu te representas e identigicas.

      Eliminar
  6. Anónimo2:24 p. m.

    ¿Y es que acaso es importante hoy en día sentirse salvadoreño, ucraniano, suizo o nigeriano? Si las símbolos masivos de identidad con los que la mayoría de personas se identifican son el futbol, la comida y los paisajes de sus respectivos países, a mi, entonces, no me interesa la nacionalidad. Por lo demás, la buena música y la gran literatura, con lo que sí me identifico, son, de carácter universal.

    ResponderEliminar
  7. Mildred Largaespada4:02 a. m.

    María, tu artículo es genial y me alegro mucho que pongás en el debate este tipo de temas, que tanta falta hacen. No es casual que lo hagás desde un blog, porque eso revela precisamente cómo desde los medios masivos de comunicación la construcción simbólica del ser salvadoreño es precisamente la establecida, (¿negativa?) y con la que se dialoga para establecer esa identidad.
    Y cuando digo medios de comunicación masivos me refiero no sólo a prensa, radio y televisión sino también a toda aquella institución que tenga una tribuna para narrar la actualidad, y con esto me refiero también a las iglesias, centros de pensamiento, empresas y publicidad, universidades, entre otras.
    Y también, por supuesto, y quizá los primeros, las élites intelectuales salvadoreñas antiguas y actuales. Las actuales porque continúan la narración estigmatizadora y muy puntual de su tiempo, sin pasarla por el tamiz del TIEMPO.
    La narración de la identidad social de los y las salvadoreñas convive en varios planos de la memoria (incluso la de hace un segundo)y tendría que convivir en negativo y positivo. Me pregunto porqué no se insiste en lo positivo cualitativo. Quizá porque los valores que llevarían a la construcción positiva de la identidad no son considerados valiosos y no se los investiga ni valida.
    En todo caso, felicidades por animar el debate.

    ResponderEliminar
  8. Y dale con el tema de Castellano Moya, ¿ ahora Moya es el referente para criticar la supuesta identidad salvadoreña ?

    El país tiene tantos defecto como todos los países, claro que ha habido y hay gente perversa ! pero por supuesto que tenemos nuestra identidad !

    Y como es que no la vamos a tener si nos destruyeron nuestras raices. Pero aún contra ellos tenemos nuestros rasgos, la gente es de trato amable en general, claro que es trabajadora, la prueba el éxito que hemos tenido en EEUU y fuera de la patria, nuestra gastronomía única en el mundo, nuestro hablado.

    El que nunca ha ido a un estadio a zocar por su equipo, que forman parte de nuestro ser, por la selección por supuesto que desprecia a estos ! el que nunca ha disfrutado de unas deliciosas Pilsener con conchas tampoco !

    Al que no le gusta el país que se vaya, total no somos humanos e universales !

    ResponderEliminar
  9. Luis:

    Cualquier persona es referente para juzgar el país. Moya, entre ellos. Pero muchos ni siquiera tienen que escribirlo: el hecho de que dos millones de emigrantes hayan preferido jugarse la vida que permanecer en esta "comunidad" humana, nos ofrece un punto de vista muy claro sobre el país.

    Los salvadoreños tenemos un terrible defecto: nos gusta auto engañarnos. Sino, allí están miles de ilusos esperando que una selección de fútbol haga milagros... que nunca se hacen.

    Una sociedad que encuentra identidad en el fracaso permanente está, lo menos, enferma.

    ResponderEliminar
  10. MHM, cualquiera tiene su punto de opinión como Moya, vos, yo, o el vigilante de a la par, otra cosa es ser referente. Mucha sabiduria tiene el humilde. Romero es un referente para mí.

    Mucho dizque intelectual dice que lo de la laboriosidad es un mito, y si me consta la productividad de la mano de obra, ya quisiera ver a los que a refutan media hora con un mazo limpiando una pared, media hora, a los que la ponen en duda verlos cosechar el campo, 1 día en una maquila. Todo la crítica por el afán de declarse post modernos !

    Ya estás igual a los políticos, que dicen representar el pueblo, la gente se va no por su voluntad, si hubieran tenido una oportunidad muchos se hubieran quedado.

    Nadie se autoengaña, todos sabemos quienes somos y donde estamos parados. A mi me gusta ver a la selección y eso no me hace ser menos como vos pensás, llamarme engañado. Aunque es un dato trivial para algunos, en CONCACAF hay como 40 equipos, de esos 40 equipos El Salvador estuvo en los últimos 6, en la Copa de Oro a un gol de semifinales, pero ese ser malo, autoengañado, y con pocos recursos, los recursos de un país pobre. Es que nos somos el Barcelona dirán ! somos lo peor !

    El nivel cultural de la gente es pobre, pero la identidad claro que la tenemos y a todo orgullo con sus miles de defecto y muchas virtudes.

    Yo no me reniego de mi identidad.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11:07 p. m.

    Porque los mexicanos,argentinos,cubanos tienen mas solidez identidadcultural q los guanacos??,.La identidad de los pueblos encierra complejidades reales y abtractas,dicenq los romanos se considerban decendinets de Venus,algo imposible,asi la iedntidad Maya,Grecia,Inlgesa,etc. parte de realidaes y ficciones PERO simepre ha habido, y habra una dinamica ya sea elitista o popular para gnerar la identidad nacional.La clase sacerdotal delos pubelos antiguos promovian un aidentidad EXCLUSIVA,exepcional(real o ficticia) d elos pueblos especialemnte los imperialistas.ESTA estrategia sigue viva en mayor o menor manera la clase sacerdotal ha sido reemplazada por el sistema academico/mediatico(cine,tv)/poltico/social? BASTA con ver como el tipico americano d usa aun sin comprederlo deriva su autoimagen nacional desde una experiencia educativa/mediatica del al historia.BASTA con ver una pelicula del indio fernandez para entender un poco la autoimagen mexicana,del macho revolucionario,peleador,paternal,valiente,jugador y mujeriego.LOs salvadorenos NO tenemos una "industria" delacultura,los guancos carecemos de un ente,o entes capaces de SOLIDIFICAR nuestra identidad nacional/cultural,dond esta seneculta,concultura.Aun nuestra TV/radio educatica no promueve lo NUESTRO,nacional,q no es hecho en alemania PERO es NUESTRO.Muy apesar de que somos una republica dimunita TENEMOS un legado cultural/nacinal/historico q es solo NUESTRO, solo nosotros somos nosotros,asi cmo somos un nino lumbrisoso de al campanera tambien somos la cuna de roque dalton,Castellanos moya,las pupusas,.YO me sorprendi cuando algunos salvadorenos en usa no saben q un guanco gano un oscar de hollywood(Gutfreund),q una salvadorena fue la pionera del programa de mujeres astronauta de nasa,q duranet al segunad guerra mundial los guanacos llenaron de pupuerias Sn. Francisco q un salvadoreno de apellido Safie recibi la medalla de Honor del congreso de usa??,todos aun los mismos guanacos minimizamos nuestros triunfos,y nos autoflageamos con much exceso nustros fracasos,porque?? dicen esos trieunfos ya no cuenta y porque no?? LOS GUANACOS URGIMOS DE UNA ESTRATEGIA PARA RESCATAR Y SOLIDIFICAR MUESTRA IDENTIDAD NACIONAL Y ES MAS URGENTE AUN CON AL DIASPORA Q NIEGAN SUS ORIGENES Y SE REFUGIAN EN OTRAS CULTURAS PARA PARA TERMINAR EXCLUIDOS DOBLEMENTE!!!por hoy solo hay ezfuezos alislados debiles,desordenados,de recstar al identidad nacional en al dispora?n ohay un ezfuerzo INSTITUCIONAL,ordenado,aun con al abundancia de medios abiertos en espanol,latinos en ingles,en usa,canada. Un dia em un evento politicocultural de soccer las banderas de mexico inundaban la plaza,entre las banderas vi una d el slvador era un vicho escolar,me dio una gran envidia y uan gran verguenza q YO no tenia el corage,la valentia,de levantar mi PROPIA BANDERA,snti un hoyo en el pecho?q es es ese vacio?como se explica? es q negar la PATRIA es co o negar a tu mama solo porque esta vestida de vendedora con un delantal largo agobaida por el sol,PERO es TU MAMA y es la unica en todo el mundo, y cabrones les guste o no lesguste a MI MAMA(patria) la respetan es tan digna,tan humana,y para mi la UNICA en el mundo!!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo7:48 p. m.

    Nacionalismos trasnochados y peligrosos, ese es mi problema con ciertas identidades que se pretendes "rescatar" en ciertos circulos.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo12:00 p. m.

    Yo pienso que es necesario salir del pais para saber que deverdaderamente es ser Salvadoreño y por ese caso se puede aplicar a cualquier otra persona que sale de su pais al extranjero. Yo se que hay mucho estigma y muchas cosas que los medios de comunicacion enseñan del Salvador pero eso simplemente es politico y cualquiere persona que lee y es educada y hace preguntas y no solo cree todo lo que lee o mira, saben eso. En todo caso cuando uno sale del pais es cuando se da cuenta quien es uno. Los valores, lo que uno lee, lo que uno piensa, como una actua, los tipos de amigos que tenemos, es todo reflexion de quien es uno adentro. Por eso a mi no me importa cuando yo digo que soy Salvadoreña. Yo soy muy orgullosa de donde vengo porque todo lo "negativo" del pais no me molesta por que es una realidad del estado que estamos. Uno no puede amar solo lo bueno, todas las cosas tienen un lado "malo" tambein. Pero se quien soy de donde vengo y todo lo bueno y malo que me defina quien soy. El Salvador me hace sentir especial porque mis padres y mi familia crecio halli y me cuentan tantas historias, porque los mejores amigos que tengo en mi corazon son de halli, porque la poesia que fue escrita es una de las mejores en el mundo, porquemi familia y sus amigos me hand enseñado que los valores son lo que uno carga adentro no por lo que los otros paises piensan que deveremos ser: fabricantes de autos, modelos, modas, etc. Yo soy una calidad de ser humano ese deberia ser la pregunta y lo que todos debemos siempre luchar ser, calidad de ser humano, y con todo gusto me da placer decir que soy es porque soy Salvadoreña.

    ResponderEliminar
  14. La identidad salvadoreña..... no tengo idea desde hace cuanto esta escrito este blog ni si es muy tarde para opinar o si nadie a lo mejor lo leera lo cierto es que hay un poco de verdad en cada uno pero si alguno de verdad no siente orgullo o amor o todo le parece negativo con respecto a el salvador yo lo invito cordialmente a venir de mojado a estados unidos sin oportunidad de poder regresar atrapado entre suplir necesidades y el deceo grande de regresar!! Ahi luego analizan de nuevo y me cuentan si no se les llenan los ojos de lagrimas pensando en las playas y las ven como las mas bellas del mundo o si no suspiran al ver las bolsas de flor de loroco congelado si no darian lo que fuera por morder un jocote o chupar un talpa o caminar por las calles sucias del mercado o querer hasta matarse a puñetazo limpio con algun mexicano (que son los que menos nos quieren) por hablar mal de la selecta o de cualquier cosa mala del Pulgarcito. Somos a lo mejor de identidad pobre, siempre vemos lo negativo de todo, no nos apoyamos unos a otros y tenemos muchos defectos miles.... pero de algo si estoy segura si es ahi donde me toco nacer me sentire orgullosa por que aquel que niega de donde viene de seguro que no sabe ni para donde va.

    ResponderEliminar
  15. La identidad salvadoreña..... no tengo idea desde hace cuanto esta escrito este blog ni si es muy tarde para opinar o si nadie a lo mejor lo leera lo cierto es que hay un poco de verdad en cada uno pero si alguno de verdad no siente orgullo o amor o todo le parece negativo con respecto a el salvador yo lo invito cordialmente a venir de mojado a estados unidos sin oportunidad de poder regresar atrapado entre suplir necesidades y el deceo grande de regresar!! Ahi luego analizan de nuevo y me cuentan si no se les llenan los ojos de lagrimas pensando en las playas y las ven como las mas bellas del mundo o si no suspiran al ver las bolsas de flor de loroco congelado si no darian lo que fuera por morder un jocote o chupar un talpa o caminar por las calles sucias del mercado o querer hasta matarse a puñetazo limpio con algun mexicano (que son los que menos nos quieren) por hablar mal de la selecta o de cualquier cosa mala del Pulgarcito. Somos a lo mejor de identidad pobre, siempre vemos lo negativo de todo, no nos apoyamos unos a otros y tenemos muchos defectos miles.... pero de algo si estoy segura si es ahi donde me toco nacer me sentire orgullosa por que aquel que niega de donde viene de seguro que no sabe ni para donde va.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo12:41 p. m.

    En primer lugar yo muy orgulloso de ser salvadoreño, pero antes que nada me parece absurdo que como ser humado nos sintamos marginados porque según este texto nuestro país no tiene los símbolos que nos caractericen o diferencien de los demás países, pienso que cada persona tiene individualmente la responsabilidad de darse a conocer y distinguir de los demás tu personalidad es suficiente para ser reconocido.
    Este relato es una baja escusa de alguien que es definitivamente incapaz de darse a conocer por si mismo/a y quiere que todo sea representado de ante manos osea. Ese lujo es sólo para la reina.. Gana tu fama tu cultura y tu orgullo no dependas de los demás para que te tomen importancia.

    ResponderEliminar