miércoles, septiembre 30, 2009

Caña podrida



Pablo García Talé

Ya no son iguales nuestras caras con el Sol

por convertirnos en cañas podridas del Infierno.

Primero

perdimos nuestros dos ojos de peces de la palabra sabiduría

para la realización solar de nuestros corazones.

Luego

colgamos muchísimos nudos podridos de animal racional

en la faz de nuestras esencias,

en la faz de nuestros organismos.

En este momento chorreamos,
nos hinchamos, aullamos, sollozamos,
mordemos, nos retorcemos, nos enojamos, nos inflamos,

apestamos, renqueamos, nos ladeamos

por los nudos podridos que poseemos.

Nudo de deseo, antojo..., en nuestras conciencias,

nudo de fanfarroneo, costra..., en nuestros ojos,

nudo de llanto, gimoteo..., en nuestras gargantas,

nudo de cólera, pelea..., en nuestros estómagos,

nudo de tacañería, envidia..., en nuestros corazones,

nudo de conocimiento, inquietud..., en nuestros cerebros,

nudo de gula, borrachería..., en nuestros intestinos,

nudo de vena inflada..., en nuestras rodillas.

En este momento

con el tufo asfixiante de los nudos podridos

estamos engordando a Un Muerto – Siete Muerto,

estamos adormeciendo a Jun Ajpu – Ixb’alamkej

y estamos quemando los rostros de nuestros padres madres Cielo Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada