miércoles, agosto 19, 2009

¿Conoce usted La Merced?

María Tenorio

Recordará usted, si es salvadoreño o centroamericano, haber aprendido en la escuela que el movimiento por la independencia de Centroamérica arrancó el 5 de noviembre de 1811 cuando el cura José Matías Delgado tocó "a rebato" las campanas de la iglesia de La Merced, en San Salvador. El llamado "primer grito de independencia", ¿se acuerda? Pues la semana pasada, invitada a visitar el histórico campanario, me di cuenta de que no tenía la más mínima idea de dónde quedaba la iglesia.

¿Por qué será que los salvadoreños no apreciamos nuestros lugares históricos?, me pregunté cuando busqué infructuosamente en mi archivo mental alguna imagen de La Merced. La respuesta cayó por su peso cuando llegué a la iglesia, ubicada a un costado del Cuartel General de la Policía Nacional Civil conocido como "El Castillo", en el centro histórico de San Salvador. El templo en cuestión es uno de nuestros grandes olvidos.

Situada en la esquina de la 6a calle oriente (antes llamada calle de la Amargura) y la 10a avenida norte, en el barrio San Esteban, la iglesia que se ve actualmente es un monumento a nuestra precariedad, que nada tiene que ver con el colonial templo de los tiempos del cura Delgado. La Merced ha sufrido los embates de, al menos, dos terremotos y ha sido reedificada en el emplazamiento histórico una y otra vez. La última edificación, que data de hace tan solo unas décadas, es apenas un gran galerón --una sola nave-- con un añadido arquitectónico a manera de fachada.

Ingresamos en el templo por la entrada lateral. "Hemos estado trabajando para reparar las múltiples goteras", nos explicó el padre Héctor Maldonado, párroco llegado hace un año tras la muerte de monseñor Torruella que estuvo cinco décadas en la Merced. "Hemos pintado, pues todo estaba en gris", añadió señalando las paredes blancas y las columnas rojo ladrillo, con textura de concreto, que enmarcan los sencillos vitrales con formas geométricas e infaltables cruces.

Hace dos años la figura más representativa del templo fue sustraida por un hábil equipo de varios hombres. El anterior párroco dijo, en aquel momento, que probablemente se trataba de un "robo por encargo" para venderla a coleccionistas extranjeros. La imagen había sido traída desde Europa a principios del siglo XX, medía 2.20 m de altura y pesaba varios cientos de libras. Similar destino corrieron otras figuras de santos que decoraban la iglesia, nos dijo Maldonado, enseñándonos las pocas imágenes que han quedado allí. Algunas de esas desfilan cada año en el vía crucis que recorre la calle de la Amargura desde la iglesia El Calvario hasta la de San Esteban, pasando por La Merced.

El campanario que conserva las que tañeron aquel 5 de noviembre hace casi dos siglos es otro sitio de abandono, aunque aparezca como uno de los lugares del "renovado centro histórico" que merece la pena visitar, según la web oficial de la alcaldía capitalina. Combina una base de concreto con una terminación de madera donde apenas se miran las campanas. Estas no pueden tocarse porque la estructura de hierro se está corroyendo y la de madera no ha recibido el mantenimiento adecuado. Por otra parte, el atrio de la iglesia, me contaron, funcionó por años como estacionamiento. Así si uno iba a visitar el palacio policial podía dejar el carro justo al lado del simbólico campanario.

El descuido de La Merced es abandono y olvido de símbolos históricos. Si pensamos seguir celebrando la independencia como momento fundacional de nuestra nacionalidad, deberíamos ser consecuentes con el patrimonio material y visible que nos hace recordarla. Si queremos saber cómo era nuestra ciudad en otras épocas, deberíamos establecer sitios clave que nos permitan imaginarla. Esta iglesia es uno de ellos.

(Fotografía: Mural del altar mayor, iglesia La Merced)

2 comentarios:

  1. Fernando Gómez9:54 a. m.

    Querida María:

    Sólo hubiera gustado que las fotos de ese Campanario Simbólico hubieran estado al lado del texto, justo en la franja de las imágenes.

    Gracias por compartir tu experiencia que es muy similar a la mía, sólo que yo aún no la he visto "renovada".

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:26 a. m.

    Estimada
    Un comentario tardío, su memoria histórica necesita un bote de complejo B12, "la Merced ha sufrido el embate de dos terremotos"!!!!!
    Desde 1811 a la fecha han habido por lo menos 7!!!!

    ResponderEliminar