miércoles, abril 01, 2009

Perro callejero millonario

María Tenorio

Me encantó el filme premiado con el Óscar a la mejor película del año 2008. Lo que más me gustó es que lo pude ver en pantalla gigante, con sonido Dolby no-se-qué, en una sala comercial del gran San Salvador. Digo esto porque he leído varios comentarios en la web, cuyos autores se quejan de su experiencia como espectadores de Slumdog Millionaire e incluso le echan diatribas al director por los múltiples defectos de su obra. A mí la película me entusiasmó bastante, salí muy contenta de ella y, cosa rara cuando voy al cine, con ganas de verla de nuevo.

Una de las críticas que le achacan al "Perro callejero millonario", como lo traduce la Wikipedia, es que su historia es muy esquemática y sus personajes, chatos. Es cierto. Son bastante simples. La película echa a andar un esquema narrativo al estilo cuento de hadas, con romance incluido, por supuesto; con sus personajes buenos-buenos y malos-malos, sin medias tintas; y con un final... bueno, no se los cuento, pero ya se imaginan el adjetivo que sigue. ¿Defectos? Uhm... La historia tiene lo suyo y brilla con luz propia.

Desde mi butaca del cine les aseguro que el esquema "cenicienta" funciona esta vez y tiene su novedad. El patrón del héroe que se desplaza superando todos los obstáculos para llegar a los brazos de la mujer amada --que ha dominado la narrativa desde tiempos de Homero y que, en general, a todos nos gusta-- no resulta aburrido y causa sorpresa. El factor que explica esto es, ni más ni menos, la diferencia de los contenidos o, dicho de otro modo, la diferencia cultural. Me explico.

No vemos aquí a los típicos chelitos, guapos y apolíneos protagonistas de Hollywood en un barrio gringo de clase media encontrarse en una "High School" donde unos perversos con escopetas en sus mochilas les hacen la vida imposible. Los escenarios de Slumdog Millionaire son desfamiliares para los que --querramos o no-- consumimos cine estadounidense mainstream más que ningún otro.

La diferencia de esta producción británico-india es que pone en escena a personajes hindúes --como les decimos aquí a los "indios" de la India-- en escenarios hindúes y lo hace con una fotografía excelente, una banda sonora riquísima, un ritmo movido y una tensión narrativa que se mantiene de principio a fin. Técnicamente es excelente y hace que las imágenes en movimiento se luzcan. Tanto que la Academia de las Artes Cinematográficas de Estados Unidos le dio varios Óscares.

Un comentario final. Como espectadora condenada a la pobre oferta comercial hollywoodense de los cines de esta capital agradezco a la Academia por haber premiado Slumdog Millionaire este año, poniéndola en los canales de distribución de las películas gringas. Agradezco ver, en los papeles principales, a otros actores que no son Tom Cruise, Brad Pitt y George Clooney; otras actrices que no son Nicole Kidman, Angelina Jolie y Jennifer Lopez. Escuchar una banda sonora que trae sonidos y voces distintas. Ver ciudades que no son Los Ángeles ni Nueva York. Ojalá más perros callejeros "extranjeros" lograran colarse en los circuitos millonarios de la industria cinematográfica que, hoy por hoy, domina el mundo.

Recomiendo esta crítica:

"Slumdog millionaire, más ruido que nueces", por Alejandro Pereira Doria Medina

2 comentarios:

  1. No he visto la película, pero sí he escuchado buenas críticas de muchas personas, que no son expertas en cine pero no hace falta serlo para opinar al respecto.

    ResponderEliminar
  2. Aunque la película tiene una historia un poco "cenicientada", hay escenas muy duras, como la tortura que sufre el personaje principal o la terrible vida de él y su hermano tratando de sobrevivir. Es bueno ver cine de latitudes tan lejanas.
    A mí también me gustó.
    Óscar Perdomo León

    ResponderEliminar