miércoles, octubre 24, 2012

Premio al maestro Cañas


Miguel Huezo Mixco

El Estado salvadoreño entregará el próximo 5 de noviembre el Premio Nacional de Cultura al pintor Carlos Cañas. Este merecido reconocimiento debía haberse otorgado hace mucho tiempo. Lo importante es que ha llegado y tenemos que celebrarlo.

Cañas es el pintor salvadoreño más importante de todos los tiempos. Sus posiciones estéticas y políticas provocaron controversia entre los años 70 y principios de los 80 del siglo pasado, cuando los artistas plásticos tuvieron su momento estelar, y sus obras se vendían como pan caliente, ya que los compradores abrigaban la veleidad de especular a futuro con el valor de los cuadros. Curiosamente, esa época coincidió con el momento en que se mataba a quien poseía libros en casa.

Los tiempos han cambiado, no sé si para mejor. Ahora el arte importa menos que nunca y lo que diga un artista es como oír llover. El rico tejido cultural integrado por autores, críticos y galerías se hizo añicos. Por suerte, aquella ola hizo posible esa cueva luminosa, que es el Museo de Arte de El Salvador (MARTE). En la colección del MARTE reside una parte esencial de la memoria colectiva del país.

Cañas jamás escondió su manera de pensar. Mientras algunos le tildaban de “peligroso comunista”, otros lo acusaban de ser “un vil burgués”. Para el maestro Carlos Cañas arte y política nunca fueron dos esferas rivales. Él sabe que un cuadro, como un poema, es el resultado de una necesidad. Y que esa necesidad busca y adquiere una forma y un estilo. Así, la obra de arte es un vínculo, uno de muchos, entre seres humanos, entre mundos, entre épocas.

“Lo político en el pintor no es excluyente de una voluntad de forma y estilo, ya que como modo estético denuncia las anomalías de una sociedad injusta”, ha escrito. Quizás no todos se den cuenta, su obra y su vida nos están dejando una lección: la de que reivindicar la individualidad no es darle la espaldas a la transformación de la realidad del país. El Salvador necesita, a gritos, transformaciones sociales, pero también una lavativa de creatividad.

Cañas es, en todo el sentido de la palabra, un virtuoso del arte pictórico. Su obra, repleta de belleza e intensidad, constituye uno de los mejores testigos de nuestro tiempo. En él se proyectan de forma privilegiada la realidad del mundo luminoso y la del mundo de la muerte, recreadas por una paleta que nos ha dado representaciones tan maravillosas como temibles.

No sé si esas ingrávidas mujeres contenidas en sus cuadros representan el estereotipo de la mujer salvadoreña, como algunos demandan con notable torpeza. No importa. De lo que sí estoy seguro es de que  los hombres y mujeres del futuro (si hay futuro) podrán ver en ellas algo más que las imaginadas identidades que nos apresan.

Gracias a su genio tenemos también algunas estremecedoras representaciones del mal. Una de ellas es su “Sumpul”. Un cuadro donde late el grito de una era, la nuestra, donde los cadáveres nos impidieron una memoria gozosa, esa gozosa memoria de luz que Cañas insinúa en el arriesgado juego cromático que reproduce la matanza.

Su obra, como él mismo la ha definido, es el “grito que se reúne con otros gritos”. Cuando todos seamos polvo, ella hablará de nosotros, de nuestras fugas, como esas piernas de su “Estudio para el perseguido político”, provistas de energía y un atroz desconcierto; piernas que son de persecución, de diáspora y de esperanza.

Alegrémonos, pobres habitantes de este páramo. El premio para el maestro Cañas constituye un extraño caso de justicia.

(Publicado en La Prensa Gráfica, 25 de octubre de 2012)

Foto por Camaro27

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada