miércoles, agosto 04, 2010

Lecturas en vacaciones de agosto

El revés y el derecho. Discurso de Suecia, de Albert Camus, Alianza editorial, Madrid, 2010. Traducción: de María Teresa Gallego y Miguel Salabert.
_______________________________________
Textos de juventud, escritos cuando Camus aun vivía en Argelia. El libro fue publicado nuevamente cuando Camus era una celebridad internacional, precedido de un Prólogo en donde retoma, continúa y discute sus reflexiones sobre los roles del escritor y el artista. Nunca está de más repasar sus lecciones. Pero la narración "Con el alma transida", un contrapunto de la experiencia de un viajero entre Praga y Vicenza, es lo mejor del libro. Esta edición ha sido enriquecida con el discurso que pronunció Camus en ocasión de la aceptación del Premio Nobel de Literatura, en diciembre de 1957 (MHM).


Un dique contra el Pacífico, de Marguerite Duras, Fábula Tusquets editores, México, 2009. Traducción de: Javier Albiñana.
___________________________
La pobreza también envilece. Esta es la moraleja que ofrece esta novela de Durás, publicada originalmente 1950 (Gallimard). La historia tiene lugar en Indochina, cuando lo que ahora es Viet Nam constituía una colonia francesa. Una viuda y sus dos hijos se empeñan en luchar contra la pobreza. Se trata de una misión imposible, como oponerse al mar. Un joven rico que intenta seducir y casarse con la hija viene a completar el conjunto de seres extraños de esta novela que nos habla de que la pobreza también está construida con fatalidades (MHM).

Diario de muerte, de Enrique Lihn, Ediciones Universidad Diego Portales, Santiago de Chile, 2010.
___________________________
"La vida se despide de sí misma", dice Lihn en este libro escrito entre marzo y junio de 1988, cuando el poeta sabía que no iba a salvarse del cáncer. Lihn murió el 10 de julio de ese mismo año. Escrito con desesperanza, miedo, ironía, sin simulaciones, el libro fue corregido por Lihn hasta sus días finales. Se publicó originalmente en 1989. Este chileno se ha convertido, como su compatriota Roberto Bolaño, en un mito de la literatura latinoamericana. Más allá de este hecho incidental, Lihn escribió extraordinarios poemas que seguirán resonando en quienes tomen contacto con su obra. Lo admiré desde que leí sus poemas, en un cada vez más remoto siglo XX. Para quienes les interese conocerlo más, les sugiero: http://poetaenriquelihn.blogspot.com/ (MHM).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada