miércoles, junio 24, 2009

Kindle: la imposible biblioteca de Borges

Miguel Huezo Mixco


Decía Jorge Luis Borges que el universo se compone de un número indefinido, y tal vez infinito, de galerías. Es aquella una inmensa Biblioteca que abarca todos los libros, todas las estructuras verbales y todas las variaciones que permiten los veinticinco símbolos ortográficos.


Parece que la fantasía de Borges está por cumplirse. Hace poco ha salido la nueva generación del Kindle, el dispositivo portátil que permite almacenar y leer libros digitales, lanzado en 2007 por la tienda virtual Amazon.


El sueño de sus creadores (mejor dicho, su lema promocional): tener a disposición de los usuarios (clientes) todos los libros publicados, nos recuerda inevitablemente a la biblioteca de Borges. Un sueño, por cierto, al que hoy por hoy pueden acceder los usuarios de una sola compañía de teléfonos celulares, y únicamente dentro de los Estados Unidos.


El Kindle tiene la forma de un rectángulo, como un cuaderno de notas; es tan delgado como una revista, pesa menos de una libra y puede contener entre 1,500 y 3, 500 libros en formato electrónico. Una biblioteca tradicional con una cantidad semejante de volúmenes en papel requiere muchísimos metros cuadrados de pared.


Hasta donde pudimos ver, los usuarios solo pueden descargar en español Don Quijote, de Cervantes, y Cien años de Soledad, de García Márquez. Aunque los buscamos, no están los superventas Mario Vargas Llosa e Isabel Allende; ni María Zambrano, ni Lezama Lima… ni siquiera Borges mismo.


Algunos de mis favoritos, como Philip Roth, Robert Louis Stevenson, W.H. Auden, Virginia Woolf o el italiano Ítalo Calvino cuentan con varios de sus libros disponibles para ser descargados en solo 60 segundos.


El catálogo no incluye por hoy a la poeta Anne Sexton, ni a Joseph Brodsky y Derek Walcott (premios Nobel de literatura 1987 y 1992, respectivamente). Sí están, en cambio (en inglés), Persona non grata, de Jorge Edwards; Poeta en Nueva York, de García Lorca; una antología (bilingüe) de Pablo Neruda; y Las venas abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano.


El Kindle se vende a 359 dólares, y el costo promedio de cada libro es de 99 centavos de dólar. Actualmente se encuentran disponibles unos 300 mil títulos, aparte de periódicos, revistas y blogs, la inmensa mayoría en idioma inglés.


En este mundo, donde todo parece ocurrir de manera tan veloz, pasará un buen tiempo para que esa prodigiosa biblioteca, la de Amazon --que ya es una realidad virtual-- incluya el canon literario latinoamericano; y tardará todavía más en ofrecer un puñado de títulos de autores y autoras de El Salvador.


Para denunciar el desorden que reina en este orden reinante, agregaré que el sueño de una súper biblioteca instalada, digamos, en Soyapango, o en Arcatao, conectada a centenares de pequeñas terminales Kindle donde un número incalculable de solitarios, estudiantes y jubilados se internan en el perdurable mundo de la letra, es todavía un sueño mucho más lejano.


(Publicado en La Prensa Gráfica, 24 de junio de 2009)

Ilustración: Daniel Paz

Lea más: Kindle, en Amazon

1 comentario:

  1. Anónimo10:19 p. m.

    Sí, es un sueño muy lejano, pero tan absurdamente placentero como la sugerencia misma de que haya una súper librería en Soyapango. Después de todo, es válido soñar. Hay obras de algunos autores nuestros que han llegado a rincones inesperados...! Carm

    ResponderEliminar