miércoles, noviembre 12, 2008

San Salvador: Arte en la calle

Miguel Huezo Mixco

La semana pasada dio inicio el proyecto ARCA: Arte en la calle, un proyecto destinado a crear iniciativas culturales que generen demanda de espacios para el ocio y la diversión en el centro histórico de San Salvador. La idea está siendo organizada por el Centro Cultural de España, y en ella participan diversas entidades públicas y privadas, y colectivos de artistas.

El centro histórico viene ejerciendo una enorme fascinación sobre intelectuales, académicos y creadores desde hace varios años. Ese encanto proviene de la certeza de que ese espacio, por un lado, es un depósito privilegiado de la memoria salvadoreña. Por otro, es resultado de la fascinación casi hipnótica que ejerce el poder: allí están los restos más visibles de las instituciones fundadoras del país.

Cuando algunas personas hablan de “rescatar” el centro histórico quieren decir “limpiarlo” de pobres. Añoran los días en los que allí se daban cita, luciendo sus mejores galas, los potentados y las autoridades. Olvidan que aquel antiguo esplendor estuvo siempre rodeado de barrios empobrecidos. Extrañan el ritmo sosegado de aquel centro que, poco a poco, fue dejando de ser “el centro” del poder.

Al igual que en muchos otros países, la noción del centro histórico apareció --de manera paradójica—en el momento que se hizo palpable su deterioro y empezó a vaciarse de “centralidad” urbana. Una buena parte del valor del centro reside ahora en su centralidad histórica.

Cuando se piensa en el centro histórico con frecuencia se piensa en las edificaciones y en los monumentos pero casi nunca, o muy pocas veces, en sus inquilinos: las personas de carne y hueso que ahora viven y trabajan allí. Ese espacio tendría muy poco valor si se reconstruyeran las casas de los ex presidentes, se pintaran las fachadas de los grandes comercios y se restauraran los vitrales de las iglesias, pero se vaciara de gente.

El valor de la identidad cultural no es un hecho arquitectónico, sino ante todo humano y social. Recuperar el patrimonio debe ser un recurso para mejorar también las condiciones de vida de la población. A su vez, el ordenamiento territorial no debe derivar en procesos de invisibilización, exclusión y desplazamiento de los habitantes. El centro histórico es también su población. Uno de los grandes retos de cualquier intervención responsable es otorgarle protagonismo a la gente y no sólo a los expertos.

Ese es uno de los aciertos del diseño del proyecto ARCA. Los organizadores quieren animar los espacios públicos atrayendo gente, del centro y de fuera del centro, a las presentaciones de teatro en la plaza Morazán y a los espectáculos de hip hop y break dance en el Teatro Nacional y sus alrededores. Habrá performances, talleres de reciclaje de material desechable en el Mercado Central y conciertos de música clásica en la iglesia El Rosario, que fue diseñada por el arquitecto Rubén Martínez.

Paralelamente, los organizadores desarrollan el proyecto “Invasión en el Parque”, una iniciativa de apoyo al conocimiento y difusión de la música nacional con la participación de grupos emergentes salvadoreños. Este año se contará con la presencia de agrupaciones musicales de Francia, Costa Rica y España. Su idea es realizar conciertos en el Parque Cuscatlán que acerquen a los jóvenes a una oferta musical que tiene poca difusión. Los sujetos principales de los eventos culturales no son los artistas, ni sus producciones, sino la gente.

(Publicado en La Prensa Gráfica, 13 de noviembre de 2008)

1 comentario:

  1. Anónimo2:19 p. m.

    Ordenar el Centro Historico no quiere decir "Limpiar de pobres", como tu mencionas, pero si ordernar, las ventas callejeras que se hubican frente a los negocios de gente que si paga impuestos, pues los comerciantes legales tambien son ciudadanos, y merecen respeto, no me refiero a empresarios millonarios, pero mas bien a comericiantes de clase media como tu.

    Referente a tu comentario que el proyecto ARCA es para atraer gente del centro (que vivie ahi) y gente fuera del centro, dejame decirte, que el centro es una ciudad "satelite", en la cual viven muy pocas personas, los comerciantes llegan de dia, y se marchan al oscurecer, los compradores paran en el centro en su camino a los diferentes destinos del pais (podes pedir las estadisticas a diferentes entidades de cifras referente al centro historicos).

    Por otra parte que ARCA es para la gente del centro, no estoy de acuerdo, pues en el centro habita muy poca gente, y especialmente que le guste la musica de "la epoca", a la ucal tu llamas clasica. Es mas si fuiste a algunos de los espectaculos, lo cual no recuerdo haberte visto, te daras cuenta del publico que asistio, y especialmente su escacez.

    El proyecto se miraba bonito en papel pero en la realidad, fue un fracaso, y hay que acerptarlo, si queres espectaculos para la gente actual del centro llevales regueton, no musica de la epoca.

    Juan

    ResponderEliminar